viernes, 2 de noviembre de 2018

150 años de la Iglesia en Tanzania, memoria de todos los misioneros que llegaron a África

Se conmemora la llegada en 1868, del padre Antonie Horner, de los padres del Espíritu Santo que estableció la primera misión en Bagamoyo, una ciudad costera en frente de la isla de Zanzíbar. La tierra de la misión fue donada por el sultán Majid y la Iglesia de la misión, que se levantó en 1872 es la más antigua del este de África.
La celebración comenzará el día 2 con una misa de apertura en la que se recordará especialmente a todos los misioneros que llevaron el Evangelio a Tanzania y a África. Será un día dedicado a la conmemoración y a la oración por los misioneros que sacrificaron sus vidas para anunciar y ser testigos del Evangelio.
El día 3 tendrá lugar una misa especial de la Virgen María, estrella de la evangelización en Tanzania, mientras que el 4 de noviembre tendrá lugar el clímax de este jubileo que tiene como lema: “150 años de evangelización; la alegría del Evangelio”.
Comenzando con aquella humilde misión en Bagamoyo, la Iglesia en Tanzania cuenta en la actualidad con casi 16 millones de católicos, 34 diócesis, encomendadas a obispos autóctonos. El número de sacerdotes diocesanos supera los dos millares y el de religiosos el millar, con cerca de 11.000 religiosas. Son 60 los hospitales a cargo de las congregaciones religiosas y la diócesis tanzanas, 408 los pequeños centros de salud, 6 las leproserías y superan el medio millar los colegios e instituciones educativas.
Fuente: OMP España

jueves, 1 de noviembre de 2018

SICNIE SUCUMBÍOS: IGLESIA CON ROSTRO AMAZÓNICO E INDÍGENA


Del 26 al 28 de octubre de 2018, la Pastoral Indígena del Vicariato Apostólico San Miguel de Sucumbíos, ha realizado su primer Encuentro Diocesano de este año pastoral 2018 – 2019.


El SICNIE Sucumbíos se refiere al encuentro de las y los “Servidores de la Iglesia Católica de las Nacionalidades Indígenas del Ecuador” a nivel local, en el que están invitados a participar todos los servidores (catequistas, animadores, jóvenes y ministerios indígenas). En esta ocasión contó con la presencia de 56 personas. El encuentro tuvo tres puntos a tratar de suma importancia:   

1. La elección de la nueva directiva que estará a cargo de la motivación de estos encuentros durante dos años y de responder a otros compromisos que emana los reglamentos internos del SICNIE entre el periodo 2018–2020.
  

2. Realización del foro amazónico como síntesis de los encuentros pre-sinodales realizados durante el mes de septiembre.
  

3. Y la programación de las actividades que se aproximan.

La directiva saliente hizo entrega de informe de su labor a la nueva directiva, la cual quedó conformada por los siguientes servidores: Jaime Mamallacta, Enrique Vargas, Aníbal Cerda, María Narváez y Rafael Mayancha; como asesores Bosco Guarusha y Héctor Coquinche.


Un camino formativo permanente


Cada encuentro cuenta con momentos de enriquecimiento espiritual y formativo. En esta ocasión se realizó el ritual de la “toma de wayusa”, en la que se comparten e interpretan los sueños, además se da consejos y se canta al ritmo de la flauta. Estos momentos son un espacio de gran valor para los catequistas, ya que recuerdan la vida junto a sus abuelos y mayores, y para los jóvenes es un momento de aprendizaje de la vida ancestral de su cultura.

El encuentro profundizó el proceso de la catequesis en las comunidades y contó con la orientación del P. Walter Ingosis imc, que enfatizó los tres ejes que a nivel nacional son las líneas conductoras de la pastoral: el Reino de Dios, la Madre Tierra y la organización – comunidad.  Esta formación permitió realizar una evaluación del camino que lleva cada catequista en sus comunidades y como estas han venido respondiendo.

Otro espacio significativo fue la realización del Foro Amazónico, que tuvo el acompañamiento de Humberto Payaguaje, líder indígena Secoya, quien compartió la realidad indígena de Sucumbíos desde la vida, la cultura y el territorio. Su exposición motivó mucho a los presentes, ya que estuvo basada en la experiencia de muchas comunidades que habitan estos territorios;  como segunda exposición estuvo a cargo del Hno. Tiberio, misionero Marista del Colegio Abya Yala, quien compartió sobre la ecología integral basado en la valoración de la Creación como regalo de Dios.

En la última parte del encuentro se respondió a la pregunta: ¿qué es? o ¿Qué entendemos por una Iglesia con rostro amazónico? Todos pudieron expresar sus pensamientos. Se fue unánime en afirmar que es una Iglesia que se encarna entre los que habitan estos territorios; una Iglesia que integra y que respeta los procesos de vidas que las nacionalidades indígenas, ya que tienen grandes riquezas de vida a nivel de sus orígenes, aun reconocidos y muy particulares.

La próxima cita de los Servidores Indígenas está pautada para la gran Asamblea Sinodal que se realizará los días 23 y 24 de noviembre de 2018 en la sede del Colegio Pacífico, en la que se espera la participación de al menos 50 indígenas.

Por: Danmari Mujica, LMC

GALERÍA FOTOGRÁFICA

miércoles, 31 de octubre de 2018

MENSAJE DE LA FAMILIA CONSOLATA SOBRE LA AMAZONIA Y LOS PUEBLOS INDÍGENAS

Del 26 al 30 de octubre, diecisiete misioneros y misioneras de la Consolata de cinco circunscripciones, estuvieron reunidos en Manaus (Brasil) para compartir las experiencias y proponer líneas de acción para las opciones misioneras en la Amazonia y junto a los pueblos indígenas amazónicos. A seguir, presentamos el Mensaje del encuentro.
OPCIONES AMAZÓNICA E INDÍGENA
Misioneros y Misioneras de la Consolata - Continente América

"Probablemente los pueblos originarios amazónicos nunca estuvieron tan amenazados en sus territorios como ahora. La Amazonia es tierra disputada desde varios frentes: por una parte, el neoextractivismo y la fuerte presión por grandes intereses económicos que conducen su avidez sobre petróleo, gas, madera, oro, monocultivos agroindustriales" (Papa Francisco en Puerto Maldonado, Perú, 19-01-2018).

Nosotros misioneros (IMC) y misioneras (MC) de la Consolata, reunidos del 26 al 30 de octubre de 2018 en el Centro de Formación Xare (arcoíris) del Consejo Indigenista Misionero (CIMI), a 23 km de Manaus (Brasil), para compartir experiencias y proponer líneas de acción, agradecidos a Dios por el don de la vida en la alegría de la misión, saludamos a todos y todas.

En espíritu de continentalidad, iluminados por la realidad y asesorados por la Dra. Marcia Oliveira, Luís Ventura LMC, P. Fernando López SJ y Hna. Arizete Miranda CSA, vivimos días de profunda reflexión, comunión y mística. Siguiendo el método ver, escuchar y discernir, revisamos y actualizamos nuestras líneas de acción en la Pan-amazonia y estudiamos el documento preparatorio del Sínodo para la Amazonia en vista de mejorar nuestra presencia en el territorio y avanzar "hacia aguas más profundas” (Lc 5,4).

Finalizando los trabajos compartimos las siguientes luces e inspiraciones:

- El camino de 70 años de presencia en la Amazonia es una gracia. Compartir la vida encarnada en la cultura de los pueblos es un don. La misión de presencia, diálogo, respeto, cercanía y estabilidad es expresión de nuestro carisma. Ante los desafíos actuales nos preguntamos: ¿con quién, dónde y cómo queremos estar en este inmenso territorio?

- Analizar la coyuntura social, política, económica y cultural desde nuestras presencias, nos ha ayudado a reconocer de forma más amplia y profunda los desafíos de la Amazonia especialmente en las zonas rural y urbana, así como los efectos e impactos de los grandes proyectos del capital sobre los pueblos indígenas, ribereños, afro-descendientes, pequeños agricultores y poblaciones de las periferias que resisten con creatividad y coraje.

- Nos sentimos desafiados a mirar la Amazonia como territorio tejiendo redes, interinstitucionalidad, inter-congregacionalidad, en una dinámica de itinerancia transfronteriza, como apoyo complementario a los servicios insertos e institucionales de la misión.

- Queremos fortalecer nuestras presencias desde el diálogo intercultural e interreligioso que exigen formación inicial y permanente para todos los que arman su tienda en este suelo sagrado (Cf. Is 54,2).

- Alabamos y agradecemos el tiempo de gracia que vivimos: la creación y el trabajo de la REPAM, el proceso del Sínodo para la Amazonia, la Encíclica Laudato Sí, asociaciones y alianzas con organizaciones indígenas y otras entidades afines. Las opciones MC e IMC por la Amazonía y por los pueblos indígenas. Juntos luchamos y resistimos con coraje, audacia y profetismo en la construcción de nuevos caminos para la Iglesia en la perspectiva de la Ecología Integral.

Atendiendo la invitación a contribuir con la realización del Sínodo, elaboramos propuestas en las siguientes áreas de actuación: Territorialidad y fronteras; Mujer; Diálogo intercultural e interreligioso con inserción y formación diferenciada de los misioneros y misioneras. Reafirmamos también la importancia de la participación de indígenas en la Asamblea conclusiva del evento, en Roma.

Con gratitud celebramos los 25 años de vida sacerdotal del P. Jaime C. Patias y presentamos los libros "O Encontro" y "A Historia das MC na Amazônia desde 1949". Esto nos ayudó a percibir la fidelidad de Dios en nuestro llamado misionero para la misión ad gentes en el estilo inter gentes.

La misión es de Dios, que nos convoca a cooperar con su obra en el mundo. La Amazonia y los pueblos indígenas nos muestran cómo Dios actúa por medio de los vulnerables y de las periferias. En esta realidad nos volvemos más fieles al carisma ad gentes de unidad en la diversidad trinitaria.

Que la Madre Consolata y el Beato José Allamano guíen nuestro caminar y que San Óscar Romero nos proteja.

Manaus (Brasil), 30 de octubre de 2018.

Los participantes del encuentro:
Región IMC Colombia: Fernando Flórez y Angelo Casadei.
Delegación IMCVenezuela: Juan Carlos Greco.
Región IMC Amazonia: Manolo Loro, Philip Njoroge, Joseph Musito, Izaias Nascimento, Gabriel Ochieng, Stephen Ngari y Corrado Dalmonego.
Región IMC Brasil: Luiz C. Emer.
Consejero General IMC: Jaime Patias.
Consejera de la Región América MC: Lina Beatrice Kessy
Región América MC: Mary Agnes, Njeri Mwangi y Kibinesh Amanuel
LMC y CIMI Amazonia: Luis Ventura




martes, 30 de octubre de 2018

JÓVENES LÍDERES Y CUSTODIOS DE LA CASA COMÚN

Los días 26, 27 y 28 de octubre, en Puerto Leguízamo (Putumayo, se realizó la primera Escuela del Liderazgo Juvenil Amazónico (ELJA), con la participación de 53 jóvenes y animadores de las jurisdicciones eclesiásticas de Puerto Leguízamo-Solano, San Vicente del Caguán y Florencia.

Dirigida por un equipo juvenil misionero conformado por cinco jóvenes provenientes de Bucaramanga (Miguel Ángel y Cindy), Bogotá (Luis Mario), Florencia (Alexander) y Puerto Leguízamo (Camilo), fue desarrollada desde la temática del proyecto juvenil amazónico que es “Joven, ¡atrévete a ser Custodio de la Casa Común!”, que invita a los jóvenes, desde la experiencia de “venir a remar con nosotros”, a montarnos en la misma barca del cuidado de la casa común, pero remando juntos, para que este navegar sea un trabajo de todos, de unidad de intenciones, de red.

La Escuela de Liderazgo Juvenil Amazónico (ELJA) hace parte de la plataforma de la pastoral juvenil del Vicariato de Puerto Leguízamo-Solano, que está conformada de cuatro pilares: espiritualidad, formación, encuentro y misión; la escuela de liderazgo se encuentra en el pilar de la formación. La última etapa de la plataforma será realizada en el mes de diciembre, con la misión en Piñuña Negro y Puerto Ospina.

Por: P. Oscar Medina IMC, coordinador de la Pastoral Juvenil del Vicariato de Puerto Leguízamo-Solano.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

martes, 23 de octubre de 2018

MÉXICO: TESTIMONIO DE VÍCTIMAS SOBRE LA JUSTICIA Y EL PERDÓN

El 22 de octubre en la Ciudad de México, ante altos directivos del nuevo Gobierno, quince víctimas de varias ciudades, hoy Animadores de ESPERE, dieron testimonios de su proceso de perdón en el marco del foro sobre el perdón y la reconciliación.

Las víctimas de la violencia, con mucha valentía y humildad compartieron su proceso con las Escuelas de Perdón y Reconciliación (ESPERE): ¿Qué les permitió pasar de la rabia, rencor, dolor, deseo de que se hiciera justicia ...y de venganza, de una soledad inmensa… hacia el perdón y la reconciliación (consigo mismos, con el otro y con nuestro país?



Nos compartieron cómo se vivían como víctimas:

-“Aún sabiendo que se estaba haciendo justicia, yo no tenía paz (¿Por qué a mí, por qué a él?) No descansé ni recuperé paz hasta que aprendí a perdonar y reconciliarme.”

- “Había perdido la libertad, la paz, la salud física y emocional, porque no había ‘soltado el perdón’”.

-“Después de haber sido víctima, me volví victimario. Había mucha rabia, mucho rencor. Yo violentaba y agredía a las personas. Quienes pagaron los platos rotos fueron mi familia.”

- “Siempre entramos al proceso pensándonos como víctimas.” / “Permanecemos como víctimas de la violencia por conveniencia. Desde la llaga abierta, regresamos la violencia hacia los otros."

- “Fui con un psicólogo, un movimiento cristiano, pero no encontraba las herramientas para sacar ese odio y ese rencor. Sólo lo sacaba con violencia y haciéndome más daño.”

- “Al comenzar los procesos legales para buscar justicia, mi vida se pasmó en la rabia, rencor y deseo de venganza. Pero sabía que la ley no iba a darme mi restauración emocional.”

-“La violencia sufrida sembró el odio en mi corazón y sólo pensaba en vengar a mi padre. Pero cargar el rencor no soluciona nuestro problema, ni revive a nuestro ser querido.”

Y cómo los cambió el proceso de perdón:

- “Entendí que el perdón es un acto de amor hacia mí misma y es una decisión de liberación para mí”.

- “El perdón no exime responsabilidad jurídica ni es impunidad. Hay que desmitificar la figura del perdón y la reconciliación.”

- “El perdón es una prerrogativa de las víctimas, pero la justicia es una obligación del Estado. Desafortunadamente hoy es una justicia punitiva. Pero nosotros estamos aquí porque conocimos la justicia restaurativa y es lo que queremos proponer.”

- “Entendimos que reconciliar es reconquistar lo que habíamos perdido: esa paz, esa comunión con la sociedad, con nuestra familia, esa paz en nuestra alma, en nuestra vida.”

- “En ESPERE, perdí peso y gané altura, me dignifiqué. Quité mis resistencias y aprendí a ser sensible con el otro. Me sensibilicé con mi dolor, lo trabajé y le puse nombre y solución. Aprendí a hacerme responsable y cargo de mi vida. Encontré en el perdón un proceso de paz interior (mental y emocional). Recuperé el significado de mi vida, mi seguridad y mi sociabilidad. Me liberé en todos los sentidos”.

- “Perdoné a esas personas aunque nunca las volví a ver. Los perdoné con una carta, con una carta me alivié. Recuperé el sentido de vida que tenía, me recuperé a mí mismo, a mi familia.”

- “Conocí ESPERE y empecé a mirar con nuevos ojos. Salir ya no me da miedo, ni recordar me genera rabia (aunque salgan lágrimas). Recuerdo porque no puedo olvidarlo, pero ‘la memoria grata, la palabra dulce’ vienen a mi mente: hay cosas buenas, cosas mejores que pasé.”

- “Fui a casa del ofensor de mi padre. Lo abracé, y lo bendije: ‘el perdón que te ofrezco no es porque tú merezcas ser perdonado, es porque yo merezco ser libre de esa atadura, de ese odio, de esa amargura’”.

- “Gracias al perdón vivo, y ya no sobrevivo”.

- “El proceso terapéutico del perdón tiene repercusiones políticas y sociales: al perdonar se abre el paso a la reconciliación consigo mismo y con el otro. Cuando me reconcilio con quien me ofendió… reconcilio esa “otredad” en la sociedad.”

- “La reconciliación es para gente valiente, para quien quiere dejarle a los hijos una herencia de paz, amor, libertad y prosperidad.”

- “Todos debemos trabajar en esa paz que nos merecemos. El perdón debería trabajarse desde las escuelas, las empresas.”

- "Somos buenos y no nos merecemos esto. Sufrimos todos, vamos a restaurarnos todos.”

Por: P. Leonel Narváez IMC, fundador de las Escuelas de Perdón y Reconciliación (ESPERE)

domingo, 21 de octubre de 2018

SIMPOSIO INTERNACIONAL SOBRE FORMAS DE SANAR HERIDAS DE LA ESCLAVITUD TRANSATLÁNTICA EN LA UNESCO

En el marco del aniversario No. 70 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y el Decenio Internacional para las Personas de Ascendencia Africana (2015- 2024), fuimos convocados por la UNESCO para reflexionar sobre los impactos socioculturales y psicológicos de las traumas que aún afectan la vida de la población afro tanto en el áfrica como en diáspora. De manera particular, se buscó hacer un acercamiento a los últimos hallazgos sobre este tema y sobre los medios para enfrentar y superar los legados de esta historia.

Para ello, la UNESCO convocó a 28 delegados y delegadas de África, América y Europa para que de manera conjunta pudiéramos abordar el tema y dejar sobre la mesa una ruta de navegación para las eventuales los eventuales trabajos que la ONU llevaría al cabo en su agenda dentro de decenio.

Los hallazgos científicos ponen en evidencia el dolor y las secuelas tan profundas estamos comunidades encarnan y donde cada vez más se hace relevante encontrar maneras de llevarles la verdadera consolación. Tuve la oportunidad de visitar el monumento que encierra el cementerio más grande en los Estados Unidos donde los africanos esclavizados y sus descendientes fueron sepultados entre los años 1630s y 1795, en la ciudad de Nueva York. Se trata de un hallazgo muy reciente (1991) donde al comenzar una obra de construcción los obreros encontraron una suma increíble de 15. 000 esqueletos enteros de estos hermanos y hermanas nuestras.

Los estudios realizados por los historiadores, arqueólogos, medicina legal y antropólogos
sobre estos restos igual que muchas otras investigaciones dan resultados aterradores sobre el estilo de vida que llevaron los negros en diáspora durante cuatro siglos.

Todo ello redunda en que tenemos que ir más allá de lo que vemos en los rostros de estos hermanos y hermanas nuestros. El arraigo epigenético de la trauma demuestra que existen efectos biológicos, psicosociales, culturales, emocionales, de comportamiento e inclusive espirituales que de forma heredaría viene afectando estas poblaciones.

Hemos aquí entonces un gran desafío de buscar herramientas adecuadas para que desde nuestra misión podamos contribuir ante un desafío tan grande. Valga la pena valorar el trabajo tan importante que hace nuestro hermano el P. Leonel Narváez cuyo trabajo desde las Escuelas de Perdón y Reconciliación fue recomendado entre otros para los intentos de acompañar a estos pueblos.

P. Venanzio Mwangi Munyiri IMC

jueves, 11 de octubre de 2018

SUBSIDIOS SOBRE SAN ÓSCAR ARNULFO ROMERO, MÁRTIR

Estimados Amigos y Amigas, paz y consolación.


Para celebrar el próximo 14 de octubre la canonización de Óscar Arnulfo Romero, la comisión de espiritualidad de los Misioneros de la Consolata (IMC) y la Revista Dimensión Misionera les enviamos algunos subsidios:

------------------------------------------------------

1) Liturgia de las Vísperas para el 13 de noviembre (mártir)



------------------------------------------------------

2) Oración oficial de San Óscar Arnulfo Romero




------------------------------------------------------

3) Infografía de la Vida de San Romero de América


martes, 2 de octubre de 2018

LA MISIÓN ESTÁ EN EL CORAZÓN



El lugar de la misión no es solamente “el sin fronteras”, los pueblos alejados geográficamente y totalmente descristianizados. Hoy la misión también cabe en nuestras propias fronteras, en nuestros territorios urbanos, en nuestros lugares de trabajo, en nuestros colegios y en nuestras mismas casas.  Porque La misión es compartir con los demás lo que conocemos y vivimos de Jesús, especialmente con los que viven alejados de él o simplemente no lo conocen pues ni tienen relación personal con él, ni toman parte en las iniciativas de su Iglesia.

Así se han puesto las cosas en el mundo presente, los no cristianos siguen siendo el objeto de la evangelización. Ellos son cuatro mil millones de personas dispersos por todos los pueblos de nuestro planeta y la continuidad de la misión que el Padre Dios le encomendó a Jesús, se hace cada vez más urgente para la salvación del planeta que agoniza y para el de la humanidad que todavía no logra ser familia.

El mensaje de Jesús que nos ha llegado en estos dos milenios, nos presenta propuestas concretas para dar respuesta a los problemas de la Tierra y a las distintas crisis de la humanidad. El evangelio es prioridad y medicina para el mundo actual y para la búsqueda de unidad y por eso la evangelización es la misión que tiene que buscar lugares donde darse, donde convertirse en pastoral, en dinámica, en proceso y en comunidad.

Los jóvenes están entendiendo la voz del papa Francisco que llama y clama a la “salida”, a la acción misionera que ponga a la Iglesia en estado permanente de misión por dentro de su propia vida comunitaria y por fuera de ella, en sus relaciones con otras culturas y con otras religiones. Una Iglesia en salida que ponga a sus miembros a cruzar fronteras, a alcanzar a los otros, a mirar dimensiones universales y dar de lo que tenemos.

Por eso el lugar de la misión es dentro y fuera de nuestras comunidades, es por los caminos del mundo, en las relaciones interculturales, en los hechos que buscan solidaridad y Altermundialidad. Los lugares de la misión son tantos y tan abundantes que en un conversatorio juvenil en Bucaramanga, con jóvenes discípulos misioneros de varias partes de Colombia, alguien decía que el verdadero “lugar” de la misión es el corazón. Porque es allí donde se viven los encuentros, donde se da la escuela de Jesús y donde ha de ser plantado el evangelio.

La misión trasciende los lugares físicos y logra el corazón. Allí anida, allí germina, allí florece. Cuando se ampara del corazón del discípulo, la misión lo pone en camino por el mundo, por las familias, por los territorios urbanos, por el lugar del pobre, por el mundo virtual, por las relacionalidades culturales y humanas. Ella hace que el corazón estrecho deje de tener horizontes reducidos y trascienda sus necesidades apremiantes. Por eso la misión es universal, dinámica y encantadora, hace vivir y soñar, cantar y celebrar… ¡porque está en el corazón¡


Publicado en la Revista Dimensión Misionera, n° 331, mayo-junio 2016, pp.36-37.

viernes, 14 de septiembre de 2018

RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL DE DERECHOS HUMANOS AL P. VENAZIO MWANGI

El miércoles 12 de septiembre en el marco de la VI Cumbre internacional de Derechos etnoeducación y derechos humanos CIEDH el P. Venanzio Mwangi, IMC, fue condecorado en Cali.

Es un reconocimiento especial que premia su labor su labor en el fortalecimiento de la identidad, espiritualidad y etnoeducación con las comunidades afroamericanas.

Las siguientes son las palabras del p. Venanzio respecto al premio: "Me complace compartir la alegría de haber sido Galardonado con el Reconocimiento Internacional de 'Derechos Humanos' en el Marco de la VI Cumbre Internacional de Etnoeducaciòn y Derechos Humanos (CIEDH). Este reconocimiento se entrega a líderes de talla mundial que han aportado al desarrollo histórico de sus poblaciones por más de 10 años, luchado por la igualdad de condiciones y equidad social en Latinoamérica y el resto del mundo".

Las organizaciones que internacionalmente avalan este reconocimiento son: Sindicato Nacional de Maestros Etnoeducadores, Cooperación Amigos de la UNESCO, Afro TV, Cámara de Comercio Afrocolombiana, Parlamento Andino, Fundación Chao Racismo, Fundación Intensidad, Fundación Uniendo Fronteras, Instituto de Investigaciones del Pacífico, Secretaria de Educación Municipal de Santiago de Cali.

La premiación no acarrea reconocimiento económico sino ético y moral para seguir en pie de lucha con reconocimiento internacional a favor de los Derechos Humanos.

Al finalizar, el presbítero agradece a la comunidad de los misioneros de la Consolata: "Agradezco de corazón la confianza y el apoyo incondicional que la comunidad siempre me ha brindado en materia de todo lo que implica acompañar de forma integral al pueblo afro".

P. Venanzio Mwangi nació en Kenya. Es miembro de la tribu de los Kikuyo, una de las 43 etnias de este país africano. Ingresó a la comunidad de los misioneros de la Consolata el año 1998. Llegó a Colombia para sus estudios académicos en 2003, en Bogotá, donde tuvo el primer contacto con los afrocolombianos.
Está en Cali desde 2007 acompañando los procesos de la Pastoral Afrocolombiana. Del 2015 al 2018 fue coordinador continental del Secretariado de Pastoral Afroamericana y Caribeña (SEPAC).

Actualmente es el Coordinador de la Pastoral Afro de la Arquidiócesis de Cali, muy comprometido hace varios años y llevando adelante proyectos como los "Semilleros de Paz": un espacio donde los niños y jóvenes adquieren herramientas culturales, espirituales y materiales para forjarse y crecer como personas libres de todo aquello que mina su dignidad humana, y, al mismo tiempo, ser sujetos constructores de una Colombia pluriétnica y multicultural.



sábado, 25 de agosto de 2018

LA MISIÓN EN LA PERIFERIA URBANA DE CARACAS

En Venezuela los misioneros de la Consolata trabajan con la Pastoral Afro, la Pastoral Indígena y en las periferias urbanas y existenciales, entre otros servicios. El padre tanzaniano, Rodrick Tumaini Minja es párroco de la parroquia San Joaquín y Santa Ana en Carapita, periferia de Caracas. El misionero que está en el país hace nueve años habla sobre los desafíos pastorales en un país en crisis.
15 INMD 1 Animadores de las pastorales en la asamblea parroquial
El territorio de cobertura de la Parroquia cuenta con una población de 100.000 personas. P. Rodrick destaca la generosidad y la alegría de la gente en compartir lo poco que tiene.
15 INMD 1 Sopa en la Parroquia de Carapita Caracas
15 INMD 1 Distribuicion de sopa en la Parroquia de Carapita periferia de Caracas
Ante el hambre que afecta a la población, las pastorales sociales ofrecen los domingos el almuerzo para los más necesitados. En el marco de las periferias existenciales, P. Rodrick da asistencia también en una obra de recuperación de dependientes químicos, una iniciativa de la Conferencia de Religiosos en Venezuela.
15 INMD 1 P Rodrick en la asemblea pastoral de la Parroquia de Carapita
En Venezuela actualmente trabajan 12 misioneros de la Consolata. Ellos evangelizan en la Diócesis de Guarenas (Panaquire, El Clavo, Tapipa), en la Arquidiócesis de Barquisimeto, con un Centro de Animación Misionera, en el Vicariato de Tucupita entre los indígenas Warao (Tucupita y Nabasanuka), y en Caracas, sede de la Delegación, con el seminario Propedéutico y Filosófico y la Parroquia de Carapita, en la periferia.
15 INMD 1 P Rodick

POR: Jaime C. Patias IMC

miércoles, 22 de agosto de 2018

JUVENTUD AMAZÓNICA: CUSTODIOS DE LA CASA COMÚN

Se realizó en Puerto Leguízamo, Putumayo, la I Jornada Amazónica de la Juventud (JAJ) con la participación de 122 jóvenes del Vicariato de Puerto Leguízamo-Solano, de la tríplice frontera y delegados de la Diócesis de Florencia, bajo el lema:  ¡Joven, no temas, atrévete a ser custodio de la Casa Común!



ENCUENTRO, FORMACIÓN E INTEGRACIÓN

“La dinámica de la Jornada Amazónica de la Juventud realizada del 18 al 20 de agosto fue responder al objetivo que se había propuesto de generar espacios de encuentro, mística, integración,formación, integración y alegría”, explicó el P. Oscar Medina, delegado de la Pastoral Juvenil del Vicariato. Detalla diciendo que “para una la mejor integración los jóvenes fueron divididos en grupos, “cada uno identificado con un elemento de la Amazonía, ayudándolos a familiarizarse con elementos propios de la región y con los cuales no se tienen muy en cuenta en la vida cotidiana”.
En el aspecto formativo se desarrolló un concurso bíblico, para enseguida salir por las calles de Puerto Leguízamo a “callejear la fe” (expresión usada por el Papa Francisco invitando los jóvenes a salir a las calles para compartir la fe y la vida con la gente). “Los grupitos de trabajo salieron por las calles de Puerto Leguízamo, algunos pidiéndole a las personas que si querían orar por ellas, otros llevando mensajes de la encíclica Laudato Sí y mensajes bíblicos, y otros salieron contándole a las personas lo que estaban haciendo al callejear la fe”, destaca el sacerdote.
En la parte lúdica los jóvenes realizaron coreografías con canciones amazónicas o ambientales y, en otro momento, recorrieron todo por las calles del pueblo en una “yincana” (juegos lúdicos), desarrollando actividades a través de los elementos de la naturaleza: tierra, fuego, aire y agua, para que reflexionaran la importancia de estos los elementos en la vida cotidiana.


SINTONÍA CON EL SÍNODO PARA LA AMAZONÍA

El sacerdote afirma que uno de los puntos claves del encuentro fue el trabajo colectivo de responder a algunas preguntas del cuestionario sinodal. “ Por grupitos de la Pastoral Juvenil se les dio de a una, dos o tres preguntas y sus respuestas las vamos a presentar como el aporte de nuestros jóvenes al cuestionario pre-sinodal en la Asamblea del sector a realizarse la primera semana de septiembre en Florencia”.
La I Jornada Amazónica de la Juventud se concluyó con un desfile por las calles de Puerto Leguízamo y la Celebración Eucarística presidida por Mons. Joaquín Pinzón. Al concluir la celebración algunos jóvenes dieron testimonio de los encuentros que se están realizando en esta región amazónica y fronteriza, donde confirmaron que quieren ser jóvenes guardianes y custodios de la Casa Común e, invitando toda la humanidad, a hacer el mismo. “en general, fue muy bonito escuchar el compromiso colectivo, y no meramente individual de nuestros jóvenes que se unen también a todo el trabajo de la Iglesia Universal por el cuidado de la Casa Común, comprometidos a ser guardianes”, concluye el P. Oscar Medina.


A nivel de Vicariato se realizarán todavía dos actividades este año: en el mes octubre la Escuela de Liderazgo Juvenil Amazónica y en diciembre la Misión Juvenil por la Amazonía. La expectativa es que la II Jornada Amazónica de la Juventud se realice en Florencia el próximo año, con una delegación juvenil de cada jurisdicción amazónica de este sector:
Puerto Leguízamo-Solano, San Vicente del Caguán, Florencia, Mocoa-Sibundoy, San Miguel de Sucumbíos de Ecuador y San José del Amazonas del Perú.

CONCLUSIONES Y COMPROMISOS DE LA JAJ

Por: Julio Caldeira IMC (Revista Dimensión Misionera)

martes, 21 de agosto de 2018

LA OPCIÓN PASTORAL POR LOS INDÍGENAS WARAO

Uno de los trabajos más significativos de los Misioneros de la Consolata en Venezuela es con los Indígenas Warao. En el Estado Delta Amacuro, región oriental del país, cuatro misioneros viven y trabajan en dos comunidades, en la ciudad de Tucupita (PP. Zachariah Kariuki y Crispine Okello) y en el hábitat tradicional desde la isla de Nabasanuka I (PP. Edgar Chávarro y Juan Carlos Greco). En Venezuela desde 2007, el padre keniano, Zachariah Kariuki, es vicario general en el Vicariato Apostólico de Tucupita. El misionero habla sobre la misión con los Warao, pueblo Indígena que por la crisis en Venezuela también está migrando.
Uno de los desafíos es la formación y capacitación pastoral y misionera. Esta necesitad se siente también en una manera especial con la población Warao que busca vivir el mensaje cristiano sin dejar de ser al mismo tiempo, auténticos indígenas que reconocen y valorizan sus ritos, lenguajes y simbolismos presente en su cultura. 
Actualmente, el Vicariato cuenta con la fuerza evangelizadora de misioneros capuchinos, misioneros de la Consolata, las hermanas terciarias capuchinas, hermanos maristas, los misioneros claretianos, las hermanas de la acción parroquial y un buen número de laicos líderes, catequistas, animadores, y promotores sociales en las distintas comunidades que conforman la iglesia local. Monseñor Ernesto José Romero Ribas es el actual Vicario Apostólico.
Según el último censo, los Warao son el segundo grupo indígena más numeroso de Venezuela después de los Wayuu, distribuidos en los cuatro municipios del delta Amacuro, en Monagas, Sucre y en otras ciudades del país. Desde hace dos años, tenemos también unas cuantas familias ubicadas en Brasil en busca de mejores condiciones de vida.
Para el Censo 2011, de los 163.542 habitantes del territorio deltano, 41.543 se auto-reconocían indígenas, que representa el 25,4% de la población total. La mayor parte de la población se encuentra en los municipios de Antonio Díaz (71%), Pedernales (10,2%), Tucupita (18,1%) y Casacoima (0,7%).

La realidad actual de los Warao

Según los misioneros, el pueblo Warao en actualidad está viviendo cambios drásticos de su estilo de vida tradicional debido a muchos factores. Se diría que está viviendo un cambio de época y al mismo tiempo, época de cambio desde lo cultural, económico, social hasta lo religioso. Hay muchos más profesionales y gente preparada que antes, pero la situación actual del país y la política partidaria no les ha favorecido en el avance y desarrollo como pueblo.


Conozca más sobre la Pastoral Indígena en Tucupita viendo:
Por: P. Jaime C. Patias IMC

viernes, 17 de agosto de 2018

JUVENTUD AMAZÓNICA DE LA FRONTERA SE REUNIRÁ EN PUERTO LEGUÍZAMO


"¡Joven, no temas, atrévete a ser custodio de la Casa Común!" es el lema de la I Jornada Amazónica de la Juventud (JAJ), a realizarse en Puerto Leguízamo (Putumayo), del 18 al 20 de agosto de 2018. Se espera la participación de 120 jóvenes delegados de todo el Vicariato de Puerto Leguízamo-Solano, de la tríplice frontera y delegados de la Diócesis de Florencia.  El objetivo es generar encuentro, mística, integración, retroalimentación y júbilo entre los jóvenes, y sirviendo de base para la Escuela de Liderazgo Juvenil Amazónico y la Misión Juvenil a realizarse en los próximos meses en este espacio amazónico y fronterizo. El P. Oscar Medina, delegado de la Pastoral Juvenil del Vicariato, nos cuenta detalles del encuentro.


P. Óscar, ¿cómo surgió la idea de realizar esta primera Jornada Amazónica de la Juventud?

La Jornada Amazónica que estamos organizando no es el primer encuentro, en realidad es el tercer encuentro trifronterizo que realizado en ese contexto. Este año, inspirados en la Minga, por el camino del Sínodo para la Amazonía, por en el Papa Francisco, que nos ha encargado de la Casa Común a través de la Laudato Sí, y también por el Estado Colombiano que ha reconocido a la Amazonia como un sujeto de derecho, hemos querido transformar ese encuentro en la I Jornada Amazónica de la Juventud. 
El lema “¡Joven, no temas, atrévete a ser custodio de la Casa Común!” está inspirado en la Jornada Mundial de la Juventud a realizarse el año entrante y que tiene el en su lema donde el ángel le dice a María: “no temas, María, tú has a encontrar gracia delante de Dios’’. Nosotros queremos decir a los jóvenes: “joven, no temas, tú has sido escogido por Dios para ser custodio de su Creación y tú vives en esa creación como poblador que eres’’. En este marco hemos pensado, creado y transformado esta reflexión en lo que llamamos JAJ.


¿En qué contexto se realiza este evento?

Esta Jornada Amazónica de la Juventud se ubica dentro de la plataforma de la Pastoral Juvenil de nuestro Vicariato, que está montada sobre cuatro pilares: lo espiritual, lo formativo, desde el encuentro y el compartir la misión. Todo está organizado e inspirado en el contexto amazónico en el que vivimos, y teniendo en cuenta la Minga Amazónica Fronteriza realizada el año pasado en Puerto Leguízamo. La Minga nos ha dado unas directrices a los jóvenes para el trabajo en el territorio como pobladores y cuidadores, con el compromiso “asumir como discípulos misioneros un estilo de vida que concretice en las acciones cotidianas el cuidado y la protección de la Casa Común”. Desde ahí, para los jóvenes que son los pobladores de esta Amazonia queremos llegarles a través de los pilares de la espiritualidad, de la formación, del compartir y de la misión.

¿Qué expectativas tienen para este trabajo juvenil en la Amazonía?

Actualmente, la plataforma de nuestra Pastoral Juvenil ha desarrollado el pilar espiritual, en el mes de julio, desde un retiro espiritual donde hemos invitado a los jóvenes a cuidar de sí mismos, a través de la pedagogía del cuidado: joven, cuídate a ti mismo para que cuides el entorno que te rodea; posteriormente desarrollaremos el otro pilar, el formativo, desde el primer nivel de la Escuela de Liderazgo Juvenil Amazónico a realizarse en octubre, y la misión de los jóvenes de la Amazonía en diciembre.
Este año nos reuniremos, por cuestiones de logística, sólo los jóvenes de nuestro Vicariato y con representantes de la frontera peruana y ecuatoriana, pero nuestro ideal es que un día se reúna a todos los jóvenes de la Amazonia, es decir, a jóvenes de las jurisdicciones cercanas (Puerto Leguízamo-Solano, San Vicente del Caguán, Florencia, Mocoa-Sibundoy, San Miguel de Sucumbíos de Ecuador y San José del Amazonas del Perú), porque todos hacemos parte de esta Amazonia, somos parte de las Iglesias Locales donde hay pastorales juveniles. Esperamos que, entre nosotros, unamos las fuerzas para que un día logremos reunir a todos nuestros jóvenes amazónicos. Este podría ser un paso para que surgiera en este contexto Sinodal un impulso donde el joven se convierta en custodio de la Casa Común.

Por: P. Julio Cadeira (Revista Dimensión Misionera)